+
Almacenamiento energético / Recursos / Glosario / Almacenamiento energético

La energía eléctrica puede ser generada, transportada y transformada con facilidad, sin embargo resulta complicado almacenarla en grandes cantidades. Aunque el almacenamiento sea costoso, interesa aumentar la capacidad de almacenamiento de energía a gran escala, ya que posibilitará una mayor integración de energías renovables, evitando pérdidas indeseadas de energía limpia en periodos de menor consumo y, al mismo tiempo, aportará más seguridad y estabilidad al sistema eléctrico.

 

Entre las distintas tecnologías de almacenamiento existentes destacan por su estado de madurez los sistemas de bombeo de agua. Estos sistemas son capaces de aprovechar los excedentes de energía para bombear agua a un embalse situado en altura. Posteriormente, en momentos en los que aumente la demanda eléctrica, esta agua almacenada se turbina para generar electricidad.

 

Aparte del almacenamiento mediante bombeo o hidroeléctrica reversible, existen muchos otros tipos de almacenamiento energético como las pilas de combustible, las baterías Ión-Litio, los supercondensadores o los volantes de inercia. Todas estas tecnologías de almacenamiento están en vías de desarrollo y estudio para poder alcanzar grandes capacidades de almacenaje de varios MWh.