+
Energía Eólica / Recursos / Glosario / Energía Eólica

La energía eólica es una fuente de energía renovable que utiliza la fuerza del viento para generar electricidad mediante los aerogeneradores o “molinos de viento”. El viento incide sobre las palas del aerogenerador, lo que mueve un rotor que transforma la energía cinética del viento en energía mecánica y, ésta a su vez, en energía eléctrica mediante un generador.

 

Aunque existen instalaciones eólicas para uso aislado, es decir, sin conexión a la red eléctrica, la mayoría de instalaciones están conectadas a red. Generalmente se agrupan en un mismo emplazamiento varios aerogeneradores, formando “parques eólicos” que pueden llegar a superar los 100 MW de potencia. Las mejores zonas para instalar parques eólicos son lugares con buen recurso eólico, es decir, altas velocidades medias anuales del viento, zonas sin obstáculos, lejos de núcleos urbanos, sobre laderas suaves, cerca de la costa, etc.

 

Esta tecnología conlleva una serie de beneficios medioambientales, ya que no genera emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera y favorece el autoabastecimiento, al no necesitar el suministro de ningún tipo de energía primaria del exterior. No obstante, puede producir impacto visual y ofrecen una producción intermitente (el viento no es constante), lo que dificulta gestionar su oferta de energía a la red general de suministro. La intermitencia puede resolverse si se adoptan las medidas adecuadas, como la combinación con sistemas de almacenamiento, el desarrollo de redes inteligentes o la integración de sistemas precisos de predicción meteorológica (obligatorios en algunos países) que son capaces de predecir la cantidad de energía que será producida diariamente y así posibilitar una mejor gestión de la demanda y asegurar la estabilidad de la red eléctrica del país.